El Blog para Cerveceros

Si te gusta la Cerveza te gustará este Blog

Los residuos que genera un coche

Es posible que no sepas, que un coche en desuso genera residuos, y que cientos de coches que ya no son útiles generan toneladas de residuos algunos de ellos con un gran poder destructivo medioambiental. Es por este motivo que el año pasado el gobierno aprobó un real decreto por el que se regulara la gestión de los residuos que han dejado de ser útiles. Así pues, se alienta a los desguaces que obtengan la placa identificativa de centros autorizados de transformación, la cual les otorga el poder de gestionar los últimos momentos de los vehículos.

Se anima así a la reutilización de las piezas, los repuestos y los componentes que puedan seguir siendo utilizados en los desguaces que tienen recogida de coches. Y es que son muchas las personas que no tienen ni idea de que hacer con su coche cuando ya no funciona, son muchas las personas que abandonan sus coches ya inservibles porque creen que de otro modo les costará dinero y esfuerzo. Nada más lejos de la realidad, los desguaces autorizados, hacen todo el trabajo. Se desplazan con una grúa si es necesario para recoger el vehículo en cuestión, hacen una valoración aproximada del valor del coche en el estado en el que se encuentra y hacen una oferta al dueño que casi siempre es aceptada. Se procede al desmontaje del vehículo y se salvan las piezas que se pueden reciclar haciendo así una labor muy importante. Tras ser revisado y gestionado dentro de la normativa, el resto del vehículo es considerado como chatarra y se procede a su destrucción, todo esto siempre en centros de tratamiento autorizados, solo en estos lugares se trabaja bajo la ley, siguiendo las indicaciones para que la contaminación sea la mínima posible.

La vida de un coche suele ser larga, pero llegado el momento debe de hacerse todo lo posible para que el vehículo acabe en el lugar adecuado en lugar de en una calle aparcado de por vida o en un terreno en medio de la nada generando residuos que al final acaban contaminando. Somos los propietarios de estos vehículos los que debemos de hacer lo correcto en estos casos, consiguiendo así no solo hacer las cosas bien y colaborar de una manera activa con el cuidado del medio ambiente sino que también obtendremos un pequeño beneficio económico que tampoco nos viene mal.