El Blog para Cerveceros

Si te gusta la Cerveza te gustará este Blog

La excusa del dinero

Vivimos en tiempos complicados tiempos difíciles en los que el trabajo no es muy bueno para unos y escaso para otros, las complicaciones económicas se suceden y cada quien debe hacer virguerías para poder salir por lo menos del paso, llegar a fin de mes. Es por ello que cada quien le da la prioridad a lo que de verdad cree importante, creo que todos tenemos una lista en la que vamos apuntando por orden de urgencia lo que más nos interesa, lo que debemos hacer mensualmente y dejamos atrás lo que debemos hacer cada cierto tiempo, que ocurre pues que el tiempo va pasando mucho más deprisa de lo que pensamos y al final nos damos cuentan que por ejemplo para la revisión del coche ha pasado mucho más tiempo del que debiera, y que nos encontramos con un coche que se nos puede romper en cualquier momento, un coche que nos puede dar un susto en el momento menos pensado y que no hemos hecho nada para remediarlo.

La excusa del no tengo dinero es siempre la que sale vencedora, es la que hace que no le hagamos frente a nuestras obligaciones, que le demos de lado a lo que de verdad importa, porque no dudemos ni un segundo que para ir a tomar unas cañas un viernes por la noche no ponemos la excusa del dinero, sin embargo, para cambiarle las ruedas al coche se nos ocurren las mejores excusas del mundo, entre ellas que son demasiado caras para poder cambiarlas. La seguridad debe ser, ante todo una de nuestras principales prioridades, debe ser lo que primero debemos mirar ante de irnos de fiesta, si lo que queremos es no ponernos en peligro, eso por supuesto. En cualquier caso, a día de hoy la excusa del dinero ya no tiene cabida, sobre todo porque hay muchos sitios en los que poder encontrar una buena selección de piezas usadas a los mejores precios.

Encontrar neumaticos baratos madrid es una buena opción para cambiar esas ruedas que tenemos olvidadas, es una buena opción para viajar de la mejor manera posible y es una buena opción para darnos cuenta que la seguridad al final no cuesta tanto, que tan solo es cuestión de prioridades. Así que seguro que a partir de ahora te acostumbras a priorizar de otra manera y no poniendo en riesgo tu vida.