El Blog para Cerveceros

Si te gusta la Cerveza te gustará este Blog

LA MÁQUINA DEL TIEMPO: EL AFEITADO EN LA HISTORIA.

Algo tan habitual en el día a día de un hombre como puede ser un afeitado trae detrás de sí una historia y unas técnicas que han evolucionado con el paso de los siglos.

Trataremos de repasar la historia de la navaja de afeitar que hoy podemos adquirir en diversas tiendas tanto físicas como tiendas en internet.

CURIOSIDADES DE LOS AFEITADOS ARCAICOS.

Durante la prehistoria el hombre no era tan barbudo como era de esperar por lo que no era una de sus principales preocupaciones,  aun así en diversos yacimientos han aparecido conchas y pedernales afilados con la apariencia de arcaicas cuchillas de afeitar e incluso en varias pinturas rupestres se han representado algunos hombres con barba y otros sin ella.

En el antiguo Egipto se comenzaron a  fabricar de forma generalizada las primeras cuchillas de afeitar en bronce. Ir bien afeitado en Egipto (barba y pelo) era  un símbolo de categoría social, en distintos mausoleos egipcios se han encontrado navajas de afeitar de cobre de sus antiguos propietarios. Dejarse barba o crecer el pelo era un indicio de dejadez o de encontrarse en un estado de duelo, Ramsés dejó crecer la barba tras morir Nefertati.

7

Se dice que fue Alejandro el Magno el que introdujo el afeitado en el mundo grecorromano, ya que estaba especialmente obsesionada con las caras bien afeitadas. Los Griegos se afeitaban a diario y además se estilaba llevar el cabello muy corto.

A los romanos ir afeitado les parecía afeminado, no obstante, los soldados se afeitaban con piedra pómez (era complicado encontrar tónsores en campaña) pues la barba era un buen punto de agarre para dar una puñalada. Los primeros tónsores (Barberos) romanos fueron traídos desde Sicilia a Roma a través de un mercader Griego con motivo de una campaña militar en la ciudad.
Las cuchillas eran de hierro y tenían una forma circular, se afilaban con agua y piedra de arenisca.
El primer afeitado de un hombre era a los 21 años y se hacía una fiesta por ello.
Fue la esposa de Nerón, Popea, la que pone de moda la depilación femenina en Roma.
El emperador Adriano vuelve a poner de moda la barba en el Imperio Romano.
Tras las invasiones Bárbaras de Roma se impone la moda de llevar barbas recortadas durante una buena parte de la edad media, hasta aproximadamente el año 1000dc en el que los hombres dejan crecer su barba de forma ilimitada.
No es hasta después de las cruzadas en que los viajeros que vuelven de oriente vuelven a imponer la moda del afeitado, entre otras delicadezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *