El Blog para Cerveceros

Si te gusta la Cerveza te gustará este Blog

POR QUÉ TENEMOS HUMEDADES EN NUESTRO HOGAR

Uno de los mayores problemas que pueden aparecer en tu habitación es el ambiente insalubre originado por la nula ventilación o la ausencia de iluminación natural exterior.

La carencia de ventilación no solamente provoca una atmósfera cargada de ácaros y humedad, sino que la falta del movimiento del aire ira creando un microclima perjudicial para quienes sufren de enfermedades respiratorias. Especialmente sensible a esto serán los ancianos y los niños pequeños.

Un edificio sano favorece un estilo de vida saludable y crea un entorno confortable donde la familia se encuentra a gusto. Y para conseguirlo, uno de los aspectos a trabajar es la eliminación de todos los focos de humedad, tanto procedentes del interior del inmueble como del exterior.

16

Hace años el único problema a solucionar era la entrada de agua por capilaridad o por filtraciones. La capilaridad surgía porque nunca se hacía un estudio geotécnico que acompañara al proyecto del edificio. Por eso se construía sobre zonas arcillosas, donde luego el nivel freático subía y bajaba con frecuencia originando humedades.

Pero esto no se percibía porque los edificios se empezaban a construir en la época calurosa, cuando hacía mejor tiempo. Y luego sucedía que llegaba el invierno con sus lluvias, ascendía el agua del terreno y comenzaba a filtrarse por las paredes hacia el interior del hogar. Y lo mismo sucedía con las filtraciones en la cubierta.

Hoy en día esos problemas se han solucionado. Y al planificar la estructura de una vivienda se tienen en cuenta todos los agentes intervinientes; el tipo de terreno, con su humedad y la agresividad de la misma, el tipo de cerramientos que se ejecutan y el grado de aislamiento que proporcionan los mismos. Sin embargo esa envoltura estanca que ahora recubre la vivienda ha traído un problema añadido: la condensación.

La acumulación de agua en las paredes motivada por la condensación es un fenómeno nuevo. Antes nunca se producía debido a que siempre quedaban fisuras entre los marcos de puertas y ventanas, porque no ajustaban del todo bien. Y por esas fisuras pasaba el aire. Esto proporcionaba frío e incomodidad a los habitantes del hogar. Pero tenía un pequeño aspecto positivo; la permanente entrada de aire evitaba que la humedad se estancara en algún rincón de la casa, y se evacuaba siempre hacia el exterior.

En cambio ahora, debido a la gran cantidad de materiales aislantes e impermeabilizantes que se utilizan para mantener en calor dentro del hogar aparece un pequeño inconveniente, y es el perfecto sellado que proporcionan al paso de vapor de agua en las paredes. Por eso no tarda en aparecer el fenómeno de la condensación incluso en los edificios nuevos; porque está todo tan hermético que la humedad generada en el propio hogar no tiene por donde escapar, y termina por asentarse en las paredes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *