El Blog para Cerveceros

Si te gusta la Cerveza te gustará este Blog

CONSEJOS PARA COMPRAR TU PULSÓMETRO

Si ya estás decidido a hacer deporte, o si ya eres un deportista habitual, en algún momento necesitarás equiparte de una forma correcta para entrenar.

No sólo es comprarte unas zapatillas para correr o una raqueta para jugar al tenis, sino que necesitas también cuidar tu salud mientras practicas ejercicio.

Lo primero que debes tener en cuenta es que para controlar la respuesta de tu cuerpo al ejercicio, sea del tipo que sea, vas a necesitar contar con un buen reloj pulsómetro.

Principalmente, existen de dos tipos: los que van acompañados de un accesorio que es una cinta de frecuencia cardíaca, que debe ir atada al pecho, o los pulsómetros que recogen las pulsaciones directamente desde la muñeca, gracias a unos sensores ópticos que se encuentran bajo la caja del reloj.

La tendencia del mercado en los últimos años avanza con rapidez hacia los pulsómetros equipados con sensor óptico, y son cada vez menos los nuevos modelos que todavía utilizan el sistema de la cinta de frecuencia cardíaca.

Como curiosidad, están apareciendo en el mercado unas nuevas cintas, más pequeñas y cómodas, que se colocan en el brazo en lugar del pecho y transmiten los datos de tus pulsaciones al reloj.

Sea cual sea tu elección, lo primero que debes preguntarte es si vale la pena gastarse mucho dinero en adquirir el pulsómetro. La respuesta es ambigüa, puesto que depende de muchos factores: según los días que vayas a entrenar, la intensidad de tu ejercicio y otros muchos factores.

Pero en cualquier caso, debes tener presenta que sí es necesario llevar siempre puesto el pulsómetro. Debes conocer en todo momento cuál es tu frecuencia cardíaca, para vigilar tu corazón y saber cómo se comporta ante el ejercicio físico.

Hay una inmensa variedad de pulsómetros, desde los más básicos hasta modelos muy avanzados con todo tipo de funcionalidades. Deberás valorar qué información es la que necesitas saber y cuánto estás dispuesto a pagar.

Para que te hagas una idea, un modelo sencillo como el Polar M200, cumple perfectamente con la función de controlar tus pulsaciones y además te ofrece una buena cantidad de datos sobre tus entrenamientos por poco más de 100 euros. Es una opción muy recomendable si estás empezando o no necesitas demasiadas prestaciones.

En el lado contrario, modelos como el Garmin Fénix 5 superan los 600 euros en algunas de sus variantes, ofreciendo una extensísima gama de funciones, relacionadas con todo tipo de deporte y aportando parámetros biológicos de cómo reacciona tu cuerpo al entrenamiento avanzados.

Ahora la decisión es tuya, ¿con cuál te quedas?